Publicado el 19/11/2020 Por BorisVian

Los mas famosos mitos sexuales de la historia

“Nos escondemos para hacer el amor y la guerra se practica a plena luz del día”. Dicen que John Lennon dijo estas palabras alguna vez con mucha sabiduría, y en el fondo, ambos conceptos tienen más relación de lo que parece.

pintura del 1500

Todos estaremos de acuerdo en que el sexo mueve el mundo, en especial en nuestra era del entretenimiento, por lo tanto es fundamental revisar los mitos sexuales que lo acompañan. Si nos preguntamos porque es posible afirmar que es el sexo el que mueve al mundo, varias respuestas pueden venir a nuestra mente. Por ejemplo: proporciona poder, además históricamente ha conseguido que grandes imperios se redujeran a cenizas, o que figuras públicas de gran relevancia perdieran su prestigio por haberse hecho publicas sus relaciones sexuales. Como hemos visto en varios casos en nuestros artículos de ArgentinaXP, logró que gente no reconocida ni con sangre real, accediese a amante del rey como es el caso de Madame de Pompadour, o aún a Emperatriz del imperio más importante de la historia como lo hizo Teodora siendo actriz y prostituta. 

Desde luego que como el ser humano es un animal sexual, el sexo siempre lo ha acompañado. Dado que provenimos de generación natural, el sexo, se podría decir, es nuestro fundamento como existentes. Pero además de que el sexo sea condición de posibilidad del nacimiento de todos los humanos en la historia (recién ahora existen formas de generación no sexuales con la tecnología), hay cuestiones rituales en la sexualidad. 

Es evidente que el ritual de interacción entre humanos sexuales no solamente sirve para la procreación, como máxima potencia para perpetuar la especie, sino que establece lazos íntimos, proporciona placer y libera endorfinas. Estos lazos suponen ya relaciones de dominación y dominados, es decir de poder. Y, como toda nuestra Historia, cumple también un papel nuclear entre los mitos de nuestra cultura, como de todas.

Mitos sexuales: El clítoris se descubrió hace tiempo

Kate Lister, gran historiadora sexual, se encarga de dar voz a aquellas personas que vivieron en el pasado y, a acercarnos a cómo era la vida de nuestros ancestros mediante el sexo. Nos dice: “Tendemos a pensar que el orgasmo es algo nuevo que solo nos importa en la actualidad, y los historiadores sabemos que es mentira”

Agrega que “el descubrimiento del clítoris, por supuesto, fue vital. En 1559 dos médicos anatómicos italianos (Gabriel Fallopio y Matteo Realdo Colombo) lo descubrieron prácticamente a la vez”.

El inglés Joseph Mortimer Granville inventó en 1870 el primer vibrador eléctrico para que las manos de los médicos pudieran descansar. Si, los médicos tenían también la función de masturbar en pos de la eliminación de lo que en ese entonces llamaban histeria. Freud llegó a decir que aquellas mujeres que solo conseguían llegar al clímax gracias a la estimulación del clítoris eran inmaduras y tenían problemas procedentes de traumas infantiles. Desde luego era otro tiempo, y a todo gran transformador del pensamiento se le ha registrado alguna frase que a medida que corre el devenir de la historia, quedan obsoletos. 

¿Vibrador como producto de los mitos sexuales?

Se debe saber que el consolador en general como tal existe hace milenios. Es muy popular la historia de los consoladores y juguetes sexuales en el antiguo Egipto, que siguen encontrándose en excavaciones. Sin embargo, cuando se trata del origen del consolador eléctrico dice la historiadora antes mencionada a la BBC: “Se tiene una idea bastante preconcebida de la época Victoriana”. “Es cierto que su doble moral aún sigue vigente en nosotros, y concebimos en muchas ocasiones el sexo como algo malo, pero los victorianos no eran idiotas. Sabían lo que eran los orgasmos. Ejemplo de ello es la fascinante historia del inventor del vibrador“. 

Fue durante la época Victoriana que los matrimonios tendían a ser arreglados y aunque la masturbación se consideraba ‘un vicio oscuro‘, la llamada histeria femenina se encontraba a la orden del día. Los mitos sexuales dominaban el ámbito cultural, y aún el científico. Pues, hablando de mitos sexuales, los médicos como dijimos antes, tendían a curarla estimulando los genitales de la dama en cuestión, pues así se ‘liberaba’ el deseo sexual reprimido. Se consideraba entonces que las mujeres estaban aquejadas de histeria cuando tenían dolores de cabeza, insomnio, irritabilidad o alguna tendencia a causar problemas.

El inglés Joseph Mortimer Granville fue quien en 1870 inventó el primer vibrador eléctrico ante una ‘epidemia de histéricas‘, burda caracterización de la época. Sin embargo, a pesar de ser una historia fascinante, no hay prácticamente información al respecto. “Fue Rachel P. Maines la que lo contó con más detalle en su libro ‘La tecnología del orgasmo”’, cuenta Leister. “De hecho, hace unos años se hizo una película, pero los pocos registros al respecto demuestran cómo se comportaban los victorianos respecto a la sexualidad. Sabían lo que eran los orgasmos, pero no querían oír hablar al respecto. Por eso nosotros necesitaríamos dejar a un lado esa moralidad y volver a la idea del sexo que se tenía en la Edad Media”, afirma.

Las antiguas orgías

mitos y sexualidad

Ya hemos hecho un articulo sobre las bacanales romanas, pero cuando pensamos en orgias, solemos remontarnos como mucho a la época hippy. Siguen pareciéndose al común de la sociedad como algo novedoso y transgresor. Pero lo cierto es que, como ya hemos trabajado, en la Antigua Grecia ya se practicaban grandes orgías. Tenían un carácter ritual y sin embargo es innegable que aun, de algún modo, lo siguen teniendo. Si en particular las más famosas eran aquellas que se realizaban como culto a Dionisio, en la actualidad las orgías tienen un carácter laico, pero supone una transgresión de los límites de la individualidad que los antropólogos podrían sin duda incluir en el carácter ritual. Han cambiado un poco, eso sí, por aquel entonces se componían de bailes ‘desenfrenados’ a la luz de las antorchas y descuartizamientos de animales.

Los mitos sobre la masturbación

Muchos no saben que el término ‘onanismo’ viene de Onán, el hijo biblico de Judá. Desde luego que al día de hoy son muchos los que defienden los beneficios de la masturbación, pero es importante recalcar que hasta hace no muy poco era muy distinto. En pos de evitar que algunos jóvenes accedieran a estas prácticas en los seminarios, se les solía mentir con que provocaba ceguera o calvicie. 

Baja estatura, pérdida de sensibilidad o incluso el aumento desmedido del vello, particularmente en las manos. El gran pensador Michael Foucault se encargó en su curso llamado “Los anormales”, de qué manera el poder judicial se articuló entre los siglos XVIII y XIX con el saber psiquiátrico, ejerciendo determinados castigos como amputaciones a los que ejercían la masturbación. 

Tradiciones sexuales: el color rojo

“Roxanne / you don’t have to put on that red light”– dice el gran tema musical de ‘The Police’. Desde luego que el color rojo siempre ha estado ligado a la prostitución. Por algo las famosas zonas rojas, (también barrios chinos o zonas de tolerancia) son aquellas donde se concentra la prostitución. Sin embargo este detalle no tiene que ver tanto con los mitos sexuales.

¿Hacia dónde podemos rastrear esta costumbre y por qué? Cabe destacar que la leyenda más difundida al respecto data de finales del siglo XIX en Estados Unidos. Los protagonistas principales son los trabajadores del ferrocarril, como lo han sido también en nuestro otro articulo sobre prostitución en el viejo oeste. Por aquel entonces, tenían lámparas de señalización de los trenes en dos colores, blanco y rojo. Sucedía que cuando asistían a los burdeles, las dejaban encendidas y las colgaban fuera del local. El rojo apuntaba a la calle y el blanco iluminaba dentro del local, lo que provocaba que esa parte de la ciudad se convirtiera en una verdadera zona roja.

Fuente:

elconfidencial

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *