Publicado el 11/11/2020 Por BorisVian

Madame de Pompadour, la acompañante intelectual sexual de Luis XV

Madame de Pompadour, fue una mujer desbordante de belleza y elegancia. Una dama de la burguesía de las altas finanzas entraba por primera vez en Versalles con el magnífico objetivo de conquistar el corazón del rey. Pudo lograr, como era su deseo, ser acompañante sexual e intelectual de Luis XV.

Acompañante del Luis XV, Madame de Pompadour
Retrato de Madame de Pompadour

Jeanne-Antoinette Poisson con su inmensa voluntad política, entró en conflicto con la alta aristocracia francesa, sin dejar sin embargo su honorable labor de acompañante sexual del rey hasta sus últimos días.

Su infancia

Su madre fue Louise Madeleine De La Motte y su padre, Lenormant de Tourenhem, ella nació en París el 29 de diciembre de 1721. 

Su padre debió de huir a Alemania acusado de negocios fraudulentos. Pero a pesar de la corriente de escándalos al respecto, Reinette recibió una buena y exquisita educación. 

De ama de casa a acompañante real

Obligada por su padre a casarse con su primo a sus tempranos 20 años, tuvo al año un hijo, y unos años después una hija. Su marido Charles-Guillaume Lenormand d’Étiolles estaba perdidamente enamorado de su esposa y profundamente encantado con su deslumbrante belleza. 

La futura acompañante sexual del rey más importante, por curiosas razones, de la historia del occidente, comenzó a codearse con la alta sociedad burguesa de París. Comenzó así a frecuentar los altos salones de la sociedad de su tiem´po. La preciosa dama llegó a encontrarse con conocidisimas figuras históricas, como los increíbles filósofos de su tiempo, a saber, los franceses Voltaire, o el Barón de Montesquieu.

Sin embargo la llana vida burguesa parecía aburrir a Madame de Pompadour y es así que en  1745 sus planes cambiaron. En su sensual seducción se propuso la loca idea de conquistar el corazón de nada más y nada menos que el rey de Francia. A decir verdad, es un misterio de qué manera esta dama logró ascender hasta entrar al palacio de Versalles.

Sin sangre aristocrática, logró penetrar aquel mundo real, y aunque se desconozca por qué, sospechamos fervientemente, que su belleza algo tuvo que ver.  

Jeanne-Antoinette puso en marcha su alocado plan, debía cruzarse con el rey en sus reiteradas salidas de caza al bosque de Sénart.

Luis XV comenzó a fijarse en aquella misteriosa dama y es en ese mismo año que consiguió un encuentro privado con Madame d’Étiolles. 

Lamentablemente el marido de la dama, con el corazón roto, debió separarse de manera legal de su esposa. La dama que rompió su corazón, ahora acompañaba al Rey, quien le dió el nobilísimo título de Madame de Pompadour.

Poissonnades, acompañante Real

Retrato de Luis XV
Retrato de Luis XV

Fue entonces el  14 de septiembre de 1745, que Madame de Pompadour fue presentada de manera pública en el palacio en Versalles.

Era la primera vez en Francia que una dama de origen burgués, había logrado ocupar contra todo pronóstico el grandioso puesto de favorita de la casa Real. Como el lector puede imaginar la corte y la aristocracia en general, no solo le dio la espalda a la bella dama, sino que además se le puso encontra.

Los hijos de Luis XV no le dirigian la palabra a su nueva amante. Los mas cercanos al rey buscaban persuadir a su monarca del error que pare ellos suponía su relación con una dama de origen burguez. 

Una pluraldiad de sátiras se hicieron contra ella y fueron conocidas como poissonnades, en referencia a su apellido, Poisson. Vale decir que es similar a la palabra “poison” en inglés, cuyo significado es veneno.

Pero, ¡¿que le importaba a Reinette las acusaciones y críticas?! Con el favor del Rey, las burlas no surtieron efecto en ella. Continuó influenciando de manera decisiva a su marido, convirtiendose asi no solo en su amante, sinó tambien  en una de sus reales consejeras. De esa manera desplegó su estrategia y comenzó a quitarse de encima a aquellos que se le oponian e interrumpían su brillante camino.

Pompadour, dama intelectual

Impulsora de la Enciclopedia de Diderot, comenzó a apoyar diversos proyectos artísticos, resaltando como una dama no solo altamente sensual, sino también de profunda cultura. Ayudó a la producción de obras pictóricas de Boucher o de monumentos como la Plaza de la Concordia de París, Jeanne-Antoinette fue una de las principales mecenas de la época

Para claridad del lector, el mecenazgo es el oficio de patrocinar y financiar diversos talentos. En este caso la dama de compañía del Rey, que era ya mucho más que eso, ayudó al esplendor artístico de la Francia del siglo XVIII.

La marquesa hizo trasladar a Sèvres la fábrica de porcelanas de Meissen y la convirtió en el referente de los artículos decorativos y de lujo de toda Europa. Allí se creó el conocido como color Rosa Pompadour en honor a la mecenas real. 

En el maravilloso Campo del Dios Marte de París, Jeanne-Antoine mandó a hacer una institución especialmente dedicada a la educación de jóvenes militares que daría origen a la Escuela Militar del edificio de David. 

Madame de Pompadour

De amante a compañera

Durante cinco años Madame de Pompadour mantuvo relaciones íntimas con Luis XV desempeñando su papel de acompañante sexual. Así, partiendo de su noble trabajo, terminaría pasando nada más y nada menos que 20 años con él; en calidad de confidente, amiga, y embajadora del arte, así como emprendedora de variados proyectos. 

La guerra de los Siete años y el fin de la marquesa

Durante el tiempo que estuvo al lado del rey, Madame de Pompadour no dejó de ejercer como consejera política. En 1756 se inició la guerra de los Siete Años donde Francia se alineó con Austria y Rusia contra Prusia e Inglaterra. Era clara oposición rey prusiano Federico II, Madame de Pompadour intercedió con el conde de Kaunitz, que era canciller y ministro de exteriores de la famosa María Teresa de Austria. Buscaba pactar una alianza con este país. Sin embargo la aristocracia parisina opuesta a los austriacos, no perdonaría nunca el movimiento político de Jeanne-Antoinette. 

Su papel en las negociaciones con Austria fue utilizada por la nobleza para continuar con su campaña contra la acompañante del Rey. Sin embargo ella siempre continuó con la frente en alto e implicándose en los asuntos que le interesaban, hasta su ultima hora.

Fuente:

mujeresenlahistoria

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *