Publicado el 08/10/2021 Por Carlos

Orgías Griegas – Como se divertían los Antiguos Griegos

Las orgías griegas tienen renombre en la cultura clásica y en el argot popular actual, como una práctica sexual grupal; donde el objetivo es conseguir el éxtasis del placer. En la edad griega, en el siglo V antes de Cristo; los ciudadanos de todas las clases sociales, practicaban una ceremonia en honor al Dios griego Dionisio; el cual era regente del vino y la fertilidad.

Dichas ceremonias en su honor estaban acompañadas de danzas, canciones alusivas al sexo, sustancias alucinógenas y por supuesto vino. Las orgías griegas dionísiacas eran todo un espectáculo visual de desinhibición. En sus comienzos participaban solo mujeres, desde pertenecientes a la alta sociedad hasta damas de compañía; denominadas hetairas o lo que hoy en día conocemos como escorts VIP.

Fue en la antigua Grecia donde se creó el término «orgía»; se dice que fueron los primeros en disfrutar los placeres en grupo. Fue en Grecia donde los actos carnales eran desenfrenados y se llegaba a un estado primitivo de la humanidad; a través de los sacrificios de animales, baile y orgasmos.

Dionisio el Dios por el que empezó todo

Dionisio es un dios extraño y ambiguo, lo conocemos; sobre todo, como el inventor del vino, pero su propósito es más profundo, como el de manifestarse a través del éxtasis y la profecía. Utiliza diferentes nomenclaturas, como Baco y el Libertador; también, es el dios del teatro, ya que se le relacionó siempre con las máscaras.

Como se divertían los Antiguos Griegos

De los griegos a los romanos – Orgías con otro nombre

Las orgías griegas eran una suerte de liberación de todo lo terrenal, eso incluía liberarse de todas las leyes y prejuicios; al punto que el sexo entre personas del mismo sexo era completamente normal.

Fue tanta la divulgación de las orgías (aunque estas se realizaban solo dos veces al año), que su popularidad se extendió hasta el pueblo vecino de Roma; donde al poseer sus propios Dioses y costumbres, se les cambiaría el nombre a Bacanal.

Aunque los romanos y los griegos tuvieran conflictos y guerras a lo largo de la historia, y estas se evidenciaran en numerables escritos; ciertamente compartían muchos de los gustos por los placeres mundanos y la Bacanal era la demostración.

Baco el Dios romano del vino

Podría decirse que la copia de Dionisio de la mitología griega, Baco, era la divinidad del vino en la antigua Roma; y en honor a él se hacía una bacanal o lo que conocemos como orgía. De él se origina el nombre y es a él que se le otorgaba como ofrenda la celebración; donde había baile, sexo sin mesura y consumo de vino hasta que el cuerpo no aguantara más.

A Baco, al igual que Dionisio, se le honraba por las noches; aunque la diferencia era que en Grecia la costumbre inicio en los claros del bosque, en lugares apartados donde solo podían asistir mujeres; sin embargo, a Baco se le adoraba en las casas.

¿Qué practicaban en una orgía griega y en una bacanal?

La respuesta correcta sería decir: de todo; no había límites ni condiciones, ni siquiera de tiempo o de derechos de admisión; ya que ambas celebraciones admitían la participación numerosa de personas, sin importar mucho su procedencia.

Además del vino de preferencia, se servía muchísima comida al estilo banquete; siendo todo un exceso de lujo y de ostentación por quienes lo organizaban. En estas reuniones se producían todo tipo de prácticas indecorosas entre los que participaban en la bacanal.

Por otro lado, las posiciones sexuales de todo tipo eran practicadas, siendo las más consistentes las que favorecían a los hombres, porque ya avanzado el tiempo de la creación de las orgías griegas; el hombre pudiente asistía incluso con sus esclavos y los utilizaban para practicar hasta sexo anal y esto no era mal visto.

¿Por qué se prohibieron las bacanales?

Cuando los gobernantes sintieron que ya no podían tener el control sobre estas celebraciones, añadido a que empezaron a haber sospechas y rumores de conspiraciones; en este caso en contra del imperio romano, el senado de esa época decidió volverlas ilegales.

La bacanal o las orgías griegas, pasaron de ser un evento público a uno clandestino; puesto que luego de la prohibición, solo podían realizarse salvo algunas excepciones y aprobadas previamente por el senado.

Fue un cónsul, de nombre Postumio, el primero en denunciar las bacanales; ya que investigó la casi iniciación forzada de un confidente, quién le contó a través de información de una amante, todo lo que se practicaba en esos lugares. Cuando el cónsul logro la confesión de una de las mujeres, se emitió una orden que produjo más de siete mil arrestos.

Orgías Griegas

Las bacantes

Las Ménades o Bacantes en la mitología romana, eran discípulas femeninas de Dionisio. Se manifestaban como unas locas por el consumo de vino en los rituales del dios; vestidas con pieles de ciervo y de pantera, llevando a cabo bailes frenéticos. Eran temidas, porque pese a su sensualidad eran capaces de mutilar a cualquier persona imprudente que interrumpiese su baile.

Se piensa que las bacantes se mantuvieron en secreto y clandestinamente hasta la Edad Media, se han relacionado con los aquelarres (conjunto de mujeres con poderes místicos que se reunían, consideradas brujas).

Además de estar ligadas a la figura del Dios romano Baco, las bacantes aparecen en algunas versiones como responsables de la muerte de Orfeo; a quien habrían despedazado para vengar al dios del vino y la fertilidad, celoso de que Orfeo rindiera culto a Apolo y no a él.

Conclusión

Las orgías griegas sin duda fueron un gran espectáculo antes de instaurarse las fuerzas de la religión cristiana en el viejo continente. La bacanal su predecesor fue la evolución de esta celebración, agregando la presencia de hombres y desarrollándose hasta cinco veces por mes.

Las damas de jugaron un papel importante en las bacanales, pues ellas eran dispuestas para cumplir las fantasías de los hombres. Si deseas seguir leyendo más sobre prácticas sexuales, puedes leer en este mismo blog: Fiestas, Orgías y Lujuria: Pan y Dionisio en la antigua Grecia.

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *