Publicado el 27/08/2021 Por Carlos

Gastar dinero en escorts – Soy mujer y gasto mi dinero en escorts

Soy una mujer madura, y aunque me gusta gastar dinero en escorts. Como podrás deducir, soy lesbiana y me gusta el sexo tanto como a cualquier otra persona; tengo una pareja desde hace varios años, pero al igual que parejas heterosexuales, el sexo se va haciendo menos constante con el paso de los años; eso y que la relación cambia.

Amo a mi mujer, estoy con ella desde hace mucho tiempo y me encanta compartir mi vida con ella; a excepción del sexo, todo lo demás en nuestra vida amorosa es estupendo. Mi trabajo me deja buen dinero de forma constante, y tengo una trayectoria laboral muy satisfactoria; por lo que gastar dinero en escorts no es algo que afecte mi economía.

Pero no tener sexo con mi pareja me ha llevado a querer probar otras opciones; así que opté por comenzar a indagar acerca del servicio de escorts argentinas, ya tengo cerca de 1 año contratando sus servicios y la he pasado muy bien.

Mi primera experiencia con una escort

Soy demasiado exigente respecto a mis gustos físicos, por lo que me costó alrededor de 6 meses poder decidirme por una escort que cumpliera con todas mis exigencias; eso y conseguir alguna que brindara servicios para mujeres, debido a que el mercado está saturado de atención solo para hombres y parejas heterosexuales.

Insisto, gastar dinero en escorts no era un problema; luego de conseguir a una escort CABA que cumpliera con mis especificaciones, quedamos en vernos en un hotel en el centro de la ciudad. Yo me encontraba muy nerviosa, era la primera vez que hacia estas cosas y además sentía que está siéndole infiel a mi pareja.

Mi primera experiencia con una escort

Los nervios fueron pasando a medida de que el tiempo iba pasando también, tuve tiempo para reflexionar y admitir que no estaba siendo infiel; solo quería sexo. La escort llego con 90 minutos de retraso, termino lo que llego a hacer en 30 minutos; no me sentí para nada comoda.

Yo había pedido una cena y una botella de vino, y antes de irse me preguntó si podía llevarse ambas cosas; accedí solo para salir de ese lugar lo más rápido posible. Su actitud me desencantó por completo, no había tenido ninguna experiencia como esa jamás; y previamente no tenía una opinión formada referente al trabajo sexual, de hecho, poco me importaba.

Desde entonces me gusta gastar dinero en escorts

Dos meses después decidí gastar dinero en escorts una vez más; después de aquel desafortunado encuentro, contraté a otra chica escort. En esta oportunidad, la experiencia fue totalmente distinta; esta chica realmente me hizo vivir una experiencia plena y verdadera. Desde entonces, me di cuenta de lo increíblemente comprensivas que pueden llegar a ser las mujeres que realizan esta clase de trabajos sexuales.

Todo en ella me cautivo, desde su puntualidad hasta su modo de vestir, de hablar, de caminar; realmente estaba llena de elegancia y pasión. Los frecuentes encuentros hicieron que la experiencia sobrepasara rápidamente lo sexual; teníamos charlas inteligentes, y ver esa seguridad en ella me hizo entender que la mayoría de las mujeres de este oficio se topan con clientes como yo, es por esto que decidí tratarlas lo mejor que puedo, con respeto y dignidad.

Gastar dinero en escorts no es un problema para mí, he podido darle regalos a algunas chicas, parte de la seducción; a otras le he dado sorpresas que jamás les habrían dado en su vida. Hacer estas cosas tiene algo de egocentrismo, siento que tengo poder; y al mismo tiempo, hace que la adrenalina previa al acto sexual se me dispare por las nubes.

A pesar de todo lo que me he divertido, no sé por cuanto tiempo podré seguir dándome estos gustos. A veces, siento que no estoy siendo sincera con mi relación, y otras que realmente lo que hago está bien; aunque siendo sinceros, las únicas personas que saben lo que sucede, somos las chicas y yo.

Me preocupan mis nuevas amistades

Me preocupan mis nuevas amistades

Llevando esto un poco más allá, siento que estas mujeres se han convertido en mis amigas; y eso no hace más que complicarme las cosas. De verdad, las escorts Buenos Aires son increíbles y me encantaría conservar su amistad.

Soy consciente de que este es su trabajo y quizás a muchas no les importe tanto como a mí, pero gastar dinero en escorts me ha hecho conocer a varias mujeres increíbles; no me gustaría tener que despedirme de alguna de ellas, así sin más; sería algo que me dolería muchísimo.

Conclusión

Relatos y mucha más información de interés, puedes encontrarlos en nuestro blog, visítalo. Conoce más acerca de encuentros con escorts o como fue mi primera vez.

Contacta con cualquiera de las chicas que publican sus servicios a través de esta plataforma, y pasa un momento agradable junto a ellas.

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *