Publicado el 13/07/2021 Por Dios

Mi primera vez – Las escorts relatan cómo fue su iniciación

Mi primera vez fue…” Es una línea que evoca muchos recuerdos agradables para la mayoría de las personas, pero hoy significa el comienzo de un relato.

Muchos de nosotros encontramos fascinante el mundo de las escorts, y estamos seguros de que no eres la excepción. Seguro has deseado saber todo sobre cómo fueron sus primeras experiencias, cómo llegaron al trabajo, qué piensan de sus clientes y más.

Entonces, para tu disfrute y entretenimiento, te iluminaremos en este artículo llamado “Mi primera vez” con las historias de algunas escorts que han compartido su primera experiencia de acompañamiento, especialmente para ti ¿Te animas a conocer la cara más oculta de la chica tras la foto?

escorts hablan sobre cómo fue su primera vez

3 escorts hablan sobre cómo fue su primera vez

Me dio uno de los mejores orgasmos que he tenido.

Mi primera vez como escort independiente fue un momento muy estresante para mí. Aunque varias de mis amigas también eran acompañantes, y había escuchado mucho sobre sus experiencias, todavía no sabía qué esperar.

Cuando llegó mi primera reserva, tuve sentimientos encontrados. Emoción sí, pero también mucha anticipación; especialmente porque era para una visita al apartamento del chico.

El apartamento estaba en una casa grande y antigua, justo en lo alto de las escaleras. Mientras estaba fuera de la puerta, podía sentir mi corazón latiendo en mi pecho y mis palmas cada vez más sudorosas. Sin embargo, no debería haberme preocupado demasiado.

Cuando abrió la puerta pude ver que era joven, guapo y probablemente tan nervioso como yo al ser mi primera vez. Entonces recordé lo que las otras chicas me habían dicho y traté de relajarme, le di mi mejor sonrisa y comencé a charlar con él.

Me dio uno de los mejores orgasmos que he tenido

Después de las presentaciones iniciales y el momento incómodo cuando pasamos de los saludos al asunto en cuestión, él también comenzó a relajarse; especialmente cuando empezamos a jugar un poco entre nosotros, tomándonos el tiempo para acariciar y explorar, antes de ir al dormitorio y desnudarnos.

Una vez en la cama, no hubo mucho preámbulo y muy pronto nos pusimos manos a la obra como un par de conejitos de Duracell ¿Pero lo mejor de todo esto? Tenía el pene más maravillosamente curvado que golpeaba mi punto G perfectamente cada vez que empujaba dentro de mí.

De hecho, puedo decir honestamente que me dio uno de los mejores orgasmos que he tenido. Ciertamente preparó la escena para el resto de nuestra “cita”, y encontré el sexo realmente agradable y bastante travieso, especialmente la parte en la que le estaba haciendo una mamada mientras hablaba con su hermano por teléfono. De alguna manera, hizo que en mi primera vez todo fuera mucho más excitante.

Mi cabeza estaba dando vueltas en el camino a casa. No supe qué pensar. Por un lado, me acababan de dar un sobre de dinero por tener sexo con un extraño. Por otro lado, había tenido el mejor sexo de mi vida con alguien con quien ni siquiera me importaría salir. Considerándolo todo, fue un gran comienzo para ser una escort Argentina.

¡Supongo que tuve suerte!

Soy una escort independiente en Argentina desde hace unos tres años. En mi primera vez estaba increíblemente nerviosa. Me habían invitado a encontrarme con mi cliente en un hotel de lujo en el norte de Argentina.

Cuando llegó el momento de atravesar esas puertas, pude sentir mi corazón latiendo y esperé que el portero no pudiera sentir mis nervios. Poniendo mi mejor actitud de confianza, le di una sonrisa, esperando que pareciera que me estaba quedando allí, en lugar de solo de visita.

Estuve ansiosa todo el camino hasta su habitación, y me tomó un poco de tiempo recuperarme antes de llamar a su puerta. Cuando abrió la puerta, casi tuve ganas de darme la vuelta y salir corriendo, pero obviamente sintió mis nervios e hizo todo lo posible para que me sintiera a gusto.

¡Supongo que tuve suerte!

Solo estuve allí 30, tal vez 45 minutos como máximo, a pesar de que me había reservado por una hora. Era muy educado, bien arreglado e inesperadamente, un amante bastante considerado; lo que agradecí al ser mi primera vez. Pensé que todos los chicos simplemente se concentrarían en su propio placer.

Es más, él también me dio una propina. Resultó que venía a menudo a la ciudad por negocios, así que terminé viéndolo con regularidad hasta que cambió de trabajo y dejó de venir. Pero siempre lo recordaré con cariño como el tipo que hizo que mi primera noche de acompañamiento fuera placentera.

Mi primera vez terminé llorando

Mi primera vez como acompañante en Argentina fue bastante emotiva. Había oído hablar de todas las agencias de acompañantes, pero pensé que podía hacerlo por mi cuenta. Creé un sitio web y estaba en la luna cuando conseguí mi primer cliente.

En el camino, sin embargo, las dudas se apoderaron de mí ¿Y si iba a encontrarme con un asesino o un violador? El tipo era perfectamente agradable, muy educado y me pagó lo que le había pedido con un poco de dinero encima.

Sin embargo, en el viaje en taxi de regreso a mi apartamento me eché a llorar. No estaba particularmente molesta, creo que fue solo todo el estrés de la noche que salió. Después de eso, decidí unirme a una agencia. Pensé que necesitaba la seguridad de tener a alguien cuidando mis espaldas y la camaradería que brindan las otras chicas de compañía.

Mi primera vez terminé llorando

Mi primera vez con la agencia, me contrataron con un chico que se convertiría en mi primer cliente habitual. Fue solo una reunión de 30 minutos en mi apartamento de acompañante, pero solo se quedó unos 15 minutos, ya que eso era todo lo que necesitaba para llegar al orgasmo. Realmente fue un caso rápido, en donde fuimos al acto y “gracias señora”. Por supuesto, esa no fue mi única reserva esa noche.

El segundo me vio dirigiéndome a una oficina en una cuadra cercana con una de las otras escorts para encontrarse con dos chicos que obviamente estaban casados ​​(no entre ellos, debo agregar) pero querían divertirse un poco después del trabajo.

Afortunadamente, la otra escort tenía mucha experiencia y me ayudó a superar mi vergüenza inicial. Nunca había estado con una mujer; mucho menos con dos hombres, fue mi primera vez en ambas cosas. Para ser honesta, una vez que superé mis nervios, fue divertido.

Conclusión

Seguro que después de leer estas historias, te gustaría aprender más sobre el mundo en el que estas valientes chicas se desenvuelven. Puedes visitar nuestro blog y conocer sobre las citas profesionales con escorts o quizá te interese contratar una acompañante; entonces nuestro artículo habilidades sociales, la guía definitiva para tratar con una escort, te será de mucha utilidad para empezar.

Sea cual sea tu interés, en nuestro blog encontrarás todo lo que desees saber y ¡Cada día hay nuevo contenido! No te lo pierdas.

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *