Publicado el 26/11/2020 Por Dios

Stefany me dijo que solo iríamos a cenar

Fui varios eventos en Buenos Aires de escort y sexo en donde veías mujeres de todos los target que prestaban sus servicios para complacerte en lo que desearas, recuerdo estar caminado y ver a una chica sentada en un stand mirándome fijamente, me acerque a ella y me presente, me dio su nombre Stefany me entrego una tarjeta con su número de contacto y una página web Argentina XP con una sonrisa bastante seductora, me dijo que la llamara que solo iríamos a cenar.

Salí del evento de escort y sexo pensando en aquella chica del stand era blanca como la nieve su cabello largo pasaba sus hombros con unas ondas y teñido en las puntas, era de baja estatura, flaca con senos pequeños y una cintura de sirena, sus ojos azules me hipnotizaron y sus vehementes labios color carmesí me cautivaron, mirando la tarjeta que me dio vi su número telefónico y la agregue a mi WhatsApp, llegando a casa le escribí inmediatamente y le recordé lo de la cena, con una risa respondió el mensaje y me dijo claro la cena va.

Esa noche no pude dormir pensando en ella y en lo delicioso que sería tenerla en mi cama, al día siguiente le escribí invitándola a cenar esa misma noche, no aguantaba más el hecho de querer cogérmela de inmediato, me dio la dirección del restaurante y me dijo que el postre iba por su cuenta, enviándome una foto de ella desnuda con un sweater que solo tapaba sus brazos.

Al contemplar la foto mi pene se puso duro detallando la delicada silueta que mostraba en aquella foto, su senos sus pequeños senos enmarcaban la caída de su cadera, sus pezones combinaban con su tono de piel un poco más oscuros, ¡QUE DELICIA DE MUJER! Estaba colocada en un mueble que hacía que una de sus piernas quedara arriba para mostrar un poco su sexo que dibujaba una curvatura donde iba a introducirle mi pene.

Llego la noche y nos encontramos en uno de los restaurantes más concurridos donde hacen varios eventos famosos en Baires, venía con una falda blanca y una camisa de rallas, lucia perfecta, entramos al sitio y pedimos una mesa, conversamos por muchas horas le pregunte como había llegado al mundo de las escort y el sexo pago, me dijo que entró por los eventos que realizaba su familia, terminamos de cenar y se acercó a mí y me dijo en el oído es hora del postre Martin.

Llegamos al hotel más cercano que había y rentamos la habitación más rápida, entramos, me sentó en la cama, coloco música y comenzó a bailarme, empezó a desvestirse lentamente, no tenía nada de ropa interior bajo aquella minúscula falda y esa camisa de rallas que marcaba sus pezones duros, se acercó a mí abrió mis piernas y se agacho, se volteo y se levantó pegándome sus carnosas nalgas en la cara.

La tome por la cintura ya sin poder contenerme y la tumbe en la cama, me quite la ropa y comencé a tocarla y besarla por todo su cuerpo, ella me volteo colocándose arriba de mí y me dijo estás listo para comerte esto e introdujo mi pene en su sexo, fue tal cual me lo imagine calientito y húmedo allí adentro, como bailaba se movía arriba de mí su vagina estaba tan húmeda y era tan pequeña y estrecha que cada vez que subía y bajaba sentía la gloria, mi pene llegaba hasta lo más profundo y ella gemía de placer cada vez que se lo introducía completo hasta el final y más.

Me mordía el cuello, los brazos y el pecho cada vez que la hacía llegar a un orgasmo, su cuerpo se estremecía y su piel se erizaba completamente, la tome de los brazos y la voltee colocando sus piernas en mis hombros mientras la cogía la masturbaba por el ano introduciendo mis dedos en su culo Stefany lloraba de placer no encontraba la manera de soltarse y rasguñaba mi espalda para drenar esa carga de placer que le estaba dando.

Sentía que ya iba a llegar a mi orgasmo así que saque mi pene de su deliciosa vagina húmeda y palpitante acabando en su abdomen y senos, me tumbe en la cama y le dije que rico haber tenido sexo con ella que cuanto cobraba por sus servicios, se levantó de la cama me miro y me dio recuerda el postre va por mi cuenta, tomo sus cosas se vistió y con la misma se marchó. Jamás olvidaré a aquella pequeña rubia de senos chiquillos y cintura de sirena, ha sido la mejor cena de mi vida.

¡Descubre las mejores Escorts VIP en Argentina XP!

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *