Publicado el 25/06/2021 Por Dios

Prostitutas de París – La nueva Gomorra y su bohemia

A inicios del siglo XIX comenzaron a popularizarse las prostitutas de París, así como varias ciudades de Francia; y comenzaron a aparecer burdeles legales que fueron controlados por el gobierno francés en esa época, a los que se le conocían como maisons close o maisons de tolérance.

Dichos establecimientos, con aspecto externo muy discreto; eran manejados por ex-prostitutas y la exigencia era que los mismos fueran identificados por una linterna roja cuando estaban abiertos. Por otro lado, a las prostitutas de París únicamente se les permitía abandonar la maison por algunos días; solo si iban acompañadas por su jefe.

Lugares donde se hacía vida en las noches de París

Lugares donde se hacía vida en las noches de París

Para 1810, la ciudad de París contaba con 180 burdeles que fueron aprobados oficialmente. Fueron lugares como las tabernas, los burdeles y los cabares; los sirvieron de inspiración para muchos artistas que vivían las noches de la Belle Époque de París.

Todos esos sitios eran el símbolo de la vida bohemia y el placer. Algunos pintores como Edgar Degas, Toulouse Lautrec, Théophile Alexandre Steinlen, Louis Legrand, entre otros; lograron plasmar en sus obras la realidad cotidiana de este ambiente y por supuesto; la vida íntima de estas putas vip que nunca llegaron a salir de su penuria.

Gracias a las obras de estos artistas se logró conocer el cuerpo y el rostro de estas mujeres; no obstante, algunos pocos detalles de sus historias personales son los que se conocen sobre ellas. La vida nocturna giraba en torno a los burdeles o cabarés más famosos de París; tales como el Moulin de la Galette, Le Chat Noir, Le Laplin Agile y el Moulin Rouge, entre otros.

En estos lugares las escorts eran las estrellas, quienes se dedicaban a trabajar como bailarinas, camareras, cantantes y en ocasiones también como prostitutas.

Regulaciones y enfermedades

Cuando el gobierno de Francia reguló la prostitución, las chicas escort debían estar registradas y someterse a controles médicos y administrativos de forma mensual; para así evitar el contagio de sífilis, un flagelo que llegó a contagiar a muchas personas de la época.

Del mismo modo, para que su actividad fuera legal, las mujeres debían inscribirse y controlarse; si no eran detenidas e internadas en la prisión de Saint Lazare. A pesar de todas las regulaciones, la sífilis fue la causa de fallecimiento de muchos artistas; tales como Jules de Goncourt, Charles Baudelaire, Georges Seurat, Guy de Maupassant, Paul Gaugin, Henri Toulouse-Lautrec, entre otros.

Esta enfermedad infecciosa se daba mayormente en entornos urbanos; y es por ello que los escritos de esa época se referían a París como la nueva Gomorra. Por todo esto, las mujeres prostitutas de París fueron vinculadas a la idea de la femme fatale (la muerte encarnada y el origen de todos los males); y aunque del mismo modo, las mujeres también eran víctimas de estas enfermedades infecciosas, se les marginaba.

Bailes, cantos y prostitutas de París

Bailes, cantos y prostitutas de París

Absolutamente todos los entretenimientos de esa época se basaban en mujeres que cantaban, bailaban y ofrecían diferentes servicios donde destaca el de la prostitución. Una de las actividades que figuran son los bailes del Moulin de la Galette, en donde se mezclaban las clases populares con los señoritos de la ciudad que estaban en búsqueda de nuevas experiencias.

El principal sitio de atención de la ciudad de París era el Moulin Rouge con su can-can. En este lugar, los hombres podían encontrarse a mujeres en medias y corsés negros que contrastaban con las enaguas blancas de las bailarinas; las cuales se dedicaban a presentar coreografías provocativas y gritos salvajes.

Otros lugares artísticos como el Char Noir serían en esa época el espacio de encuentros clandestinos; ese fue el primer punto de encuentro de la vanguardia artística de París. Allí los clientes podían disfrutar de espectáculos y música variada; además de circo y teatro de sombras, pero lo que más buscaban era la discreta intimidad de los reservados.

Sin lugar a duda, una de las maneras más originales e ingeniosas que hallaron los Parisinos para burlar las reglamentaciones estatales de la prostitución fueron las brasseries des femmes; que se trataban de unas cervecerías que únicamente eran atendidas por camareras.

En París llegaron a calcular unas 130 brasseries, un fenómeno que inició con la Exposición Universal de 1867 y aunque inicialmente se orientó al turismo, obtuvo un fulminante éxito a nivel general. En estos locales se daban cita pintores, periodistas, escritores y demás personajes, que posteriormente organizaron clubes insólitos del siglo XIX. 

Prostitutas del siglo XIX más conocidas de París

Las prostitutas más famosas de París

De todo lo que hemos explicado anteriormente, es obvio que la tipología de las prostitutas de París era muy variada.

En lo alto de la pirámide social se podían ubicar a las más hermosas y elegantes cortesanas; las cuales enamoraban a los ricos y los llevaban a la ruina con sus caprichos extravagantes, entre algunos de las más renombradas se encuentran:

  • Louise Webe «La Goulue»
  • Jane Avril «L’etrange»
  • Yvette Guilbert La «Diseuse»
  • Jeanne Bourgeois «Mistingett»
  • La Reina Pomaré
  • Eugenie Buffet
  • Celeste Mogador
  • May Belfort
  • Cha-U-Kao

Conclusión

En este artículo te hemos narrado un poco de lo que significó la prostitución en París, desde sus inicios; incluso de que manera las mujeres de esa época practicaban esa profesión tan antigua.

Si tienes curiosidad respecto a este tipo de temas, te invitamos a revisar otros blogs que tenemos para ti, relacionados con el mundo de las escort argentina, allí podrás conocer todo lo que deseas acerca de estas hermosas y atractivas mujeres, así como también solicitar sus servicios.

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *