Publicado el 24/11/2020 Por Dios

Las cenas inesperadas traen sorpresas muchas veces

Fue una tarde de desesperación cuando me topé con Stefany, una serie de eventos se desencadenaron como si de un complot se tratase. Un sitio donde se consiguen damas que se dedican a ser escort, Argentina XP es el lugar al que debes ingresar si quieres tener una experiencia inolvidable, lo digo yo que ahora me encuentro comentando lo bien que me pareció haber tomado la decisión de contratar a esta escort que se dedica a mucho más que solo tener sexo.

Ese día me encontraba bastante atareado, tuve una noche terrible de desvelo en el trabajo y había amanecido con un montón de tareas sin ejecutar. Mis superiores me llevaron ante una junta que me señaló debía dirigirme a una reunión esa misma noche y que además debía ir acompañado de una dama de compañía ya que en el tipo de eventos al que asistiría por lo general los ejecutivos van acompañados de sus parejas.

Yo no tengo novia, mucho menos una pareja irregular a la que pudiese pedirle que me acompañase, por lo que corté por lo seguro y decidí contratar los servicios de una de estas mujeres, como ya me habían indicado, esperando que pudiesen brindarme un servicio aun cuando no involucrase sexo.

Me decidí por una acompanhante de luxo que llamo mucho mi atención solo porque su descripción señalaba, “escort para encuentros…” supuse que sería la ideal además de que decía “Solo con reserva” la llame entusiasmado y además un poco preocupado por lo de la reserva, existía la posibilidad de que su respuesta fuese negativa. Pero nunca hay que asumir un hecho hasta que suceda así que no perdí los ánimos, por otro lado, me animaba lo bella que era y lo sexy que se mostraba en sus fotos.

Contestó la llamada con una “Hola, ¡soy Stefany! ¿Cuál es tu nombre?” mi respuesta fue inmediata, le di mi nombre y le expliqué qué era lo que necesitaba. Al principio no parecía muy convencida, pero luego le ofrecí tanto dinero como me habían recomendado en la oficina y fue imposible que me dijera que no –como me habían dicho ya antes mis compañeros-.

Caída la noche nuestro punto de encuentro era la entrada del hotel donde se desarrollaba el evento, en este tipo de eventos muchas personas son bastante escépticas por lo que me preocupaba un poco la imagen de Stefany al llegar. Estaba nervioso, era algo que no había hecho nunca antes.

Al momento de tenerla frente a mí me di cuenta que no podía haber estado más equivocado en mi vida. La chica es tal cual se muestra en sus fotos, una preciosa catira con un perfil perfecto y una silueta que dibuja estelas de sensualidad tras su andar. Llegó hecha una diosa en un vestido de encaje blanco con aplicaciones que parecían diamantes, su belleza la hacía brillar aún más, sus perfectos labios hacían que te perdieras entre sus palabras.

Ingresamos al salón y yo sentía que todos nos miraban, dentro de mi pensaba “Dios mío saben que es una escort, ha de ser que se le nota” yo no tengo experiencia en el tema y la verdad estaba demasiado estresado, confieso que no ha sido de mis mejores momentos, y su belleza me tenía tan embobado que no lograba pensar con claridad. Solo podía imaginarla teniendo sexo conmigo.

Pasamos el resto de la velada conversando con muchos empresarios, todo lo que yo podía escuchar eran las palabras que salían de su boca, mi trabajo se fue a la bosta luego de esa noche, obvie por completo mis responsabilidades y solo me concentre en saber más y más sobre ella, es una mujer espectacular y la manera como se desenvuelve la verdad es impresionante.

Al momento de culminar el evento le propuse que nos fuésemos a otro lugar, ella me miró sonriente y dijo “Ay Danielito, cancelaste por una noche divertida junto con tus colegas de trabajo, ya son las 3 de la madrugada, creo que el crédito en el parque de diversiones ya se te agotó, mejor reservamos para otra ocasión”, con esas palabras montó su trasero en un taxi y se fue, desapareció de mi vista.

No he tenido el valor de escribirle, no he tenido el coraje de hacerlo Stefany, pero aún es pronto, y tengo su número telefónico, cuando sea propicio no dudare en buscar experimentar con ella a un nivel aún más fantástico que el de esa noche, donde pude ver a través de sus ojos las maravillas que puede llegar a materializar una vez puestas en su mente.

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *