Publicado el 23/11/2020 Por Dios

Isabella una gata que no juega con estambre

Me gustan los juegos, soy del tipo que prefiere pequeños detalles a grandes experiencias, es por eso que me gusta el sexo de una manera a la que muchos les parece un poco extraña, pero eso a mí muy poco me importa, ya que mi placer solo me concierne a mí y a quien sea mi pareja de momento.

Hace unos meses me encontré con esta página Argentina XP donde muchas chicas ofrecen sus servicios como escort en Capital Federal, entre ellas vi muchas bastante interesantes, pero solo me logró llamar la atención una sola, ELLA ¡Isabella! Una morena hermosa con un grande culo que resalta su esbelta figura.

Debo admitir que lo que me llamó la atención de ella fue una foto que apareció en su perfil, una foto en la que aparecía nalgas al aire con par de esposas que colgaban de su quebrada cintura. Lo cierto es que soy fan de esas actividades que involucran el BDSM por si desconocen lo que es debo decir que se pierden de mucho ¡jajajajajajaja! Es una especie de sexo que te transporta a otra realidad, es una experiencia que no todo el mundo llega a tener.

Mi primera interrogante fue ¿será solo publicidad? Así que simplemente me aventuré a escribirle por WhatsApp como especificaba en su perfil “Hola, estoy interesado en que pautemos un encuentro para esta semana si es posible, mi nombre es Stefan y tengo 35 años”. Esperando a que la respuesta fuese positiva a mi favor espere junto al móvil durante unos largos 8 minutos y 45 segundos.

Isa: ¡Hola Stefan! Tienes un nombre sofisticado, bueno me gustaría decirte que sí, pero quisiera saber… ¿Qué tienes en mente?

Yo: No me gustan los rodeos así que lo diré de frente, me gustó mucho la imagen en la que te muestras con unas esposas. Me gustaría ver si te ves igual de comestible con par de ganchos en los tobillos y una cinta en tu delicado cuello.

Tardó un tanto en responder, por lo que pensé que su respuesta sería negativa hasta que la recibí. Ella me envió una serie de imágenes en las que se mostraba seductora en traje de cuero con grilletes y cadenas que colgaban de sus extremidades, su sexo se mostraba a través de esas pieles brillantes y era bastante evidente que como escort tenía experiencia en el campo del BDSM. Junto con las imágenes envió una descripción que rezaba “¿te parece que me veo lo suficientemente sexy?”.

Fue ese el momento en el que mis pantalones por poco estallan, quede petrificado por minutos con la vista en el móvil disfrutando de placer con esas imágenes, creo que había pasado demasiado desde la última vez que me había masturbado con la imagen de una mujer en mi móvil, fue tan natural como su respuesta, fue tan embriagante como un buen vino tinto.

Como no respondía ella envió otro mensaje que decía:

Isa: Creo esta semana estar libre el jueves por la tarde, espero que guardes algo de eso para mí, supongo que te masturbas porque dejarme en visto no parece ser de tu estilo. ¡Que rico! Deberías reservarle algo a mis labios.

Yo (luego de varios minutos): Perfecto, me parece que el jueves no tengo nada que hacer, de igual manera si tuviese que hacer algo cancelaría, nada ha de valer más la pena que unas horas contigo en una habitación de hotel. No te preocupes por decirme un monto, te mereces todo lo que desees tener.

Isa: Ya veo que tienes experiencia en esto del BDSM creo que nos vamos a divertir mucho. Hasta entonces Stefan.

Yo: Prefiero que de ahora en adelante me llames Señor –recuerdo haber resaltado- no debemos comenzar sino con el pie derecho.

Isa: Esta bien Señor, lo que usted ordene.

Las niñas buenas siempre obtienen una recompensa. Llegó el día y ya habíamos conversado por chat en WhatsApp, la hora era la de los santos, el lugar el de los deseos, solo faltaba una cosa, mis manos sobre esa enorme y redonda cola de revista.

Isabella es más que una escort es mi juguete favorito, el sexo que experimento a su lado no se compara con nada, con nadie, sus bellas formas de entender y aprender de las experiencias que vivimos la hacen la mascota perfecta y aun cuando le he pedido muchas veces que dedique su entera disposición a mí exclusivamente, ella es una gata rebelde y hace lo que le viene en gana. Juega con tantos le plazca y me mantiene esclavo de su voluntad cada vez que estamos en una cama.

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *