Publicado el 20/08/2021 Por Dios

Cabarets en Buenos Aires – Diego Ruiz comparte sus historias

En la historia del arte que envuelve las raíces del tango y el entretenimiento de Argentina; se sitúan en un lugar de honor los famosos cabarets en Buenos Aires. Preciosas construcciones en las cuales prosperaban las orquestas; el jazz y las copas entre amigos o socios solteros que se reunían para una noche de diversión entre distinguidas reminiscencias de un lujo foráneo.

Hoy en día, los cabarets de Buenos Aires evolucionaron a nuevos centros de entretenimiento más modernos, pero sus raíces permanecen y son traídas al conocimiento popular entre mitos y verdades contadas; de entre muchos profesionales, por el museólogo y escritor Diego Ruiz; quien se ha dedicado a ir por los antiguos callejones de la memoria rescatando las historias de algunos de los antiguos cabarets de Buenos Aires.

Muchos de ellos fueron cerrados y demolidos hace más de un siglo, pero la expresión artística del tango y algunos films; así como obras teatrales predominantes en aquella época, inmortalizaron el ambiente de elegancia que un vasto público experimentaba en aquellos lugares; muchas veces acompañados de preciosas mujeres con trajes de satén para amenizar la velada.

Por eso, hoy haremos un recorrido por la historia de algunos de los cabarets famosos de Buenos Aires, condimentada con algunas de las crónicas de Diego Ruiz y su reconstrucción de algunos hechos curiosos sobre ellos.

Locales que dieron inicio a los cabarets de Buenos Aires

Mucho es lo que no se conocía sobre la historia popular de los antiguos locales que favorecían en entretenimiento nocturno; pues no habían dejado rastros visibles después de su desaparición.

Pero cuando se trata de Cabarets en Buenos Aires descubrimos que la sociedad no los ha dejado tan atrás como podría esperarse; y en algunas historias y cuentos recopilados por Diego Ruiz de cada uno de ellos, todavía se puede apreciar la maravilla de estos entornos sociales; que además, constituían una fuente de empleo principal para algunas de las orquestas o grupos musicales más aclamados de la época.

Por una parte, gracias a la buena música que muchos hombres solteros o parejas a determinadas horas abiertas al público solían disfrutar, los Cabarets en Buenos Aires ganaron distinción; en función de cuan reconocida fuera el grupo que ahí se presentara.

Por eso es que, en aquel entonces, los eventos que tenían lugar cada noche en los Cabarets; eran la fuente de ingresos más estable que los músicos reconocidos podían encontrar. Porque, por supuesto, las noches en los cabarets regularmente consistían en comida y bebidas servidas por coperas; que incitaban a los hombres solteros a seguir disfrutando de la noche y baile hasta la madrugada.

Cabarets en Buenos Aires

Cabarets en Buenos Aires

Entonces, si eres de los que le gusta un buen lugar para la diversión, seguramente habrás querido visitar uno de sitios. Así que, no te puedes perder la historia que guardan algunos de los más famosos Cabarets en Buenos Aires.

Como el “Chantecler” que abrió sus puertas por primera vez en diciembre de 1924, y es una de las muestras más recientes de ella. Allí se presentaron famosas orquestas como la de Juan D’Arienzo y su nombre tituló el tango compuesto por  Enrique Cadícamo “Adiós Chantecler” después de su demolición en 1960.

¿Pero qué pasó con los demás?

Velódromo (Hansen)

Es probablemente el cabaret con más historia conocida, hay varias anécdotas que transcurren en él. Originalmente, llamado Hansen, al que concurrían Ernesto Ponzio, Juan Carlos Bazán y Luis Teisseire.

Al principio fue uno de los primeros Cabarets en Buenos Aires, que hacía las veces de restaurante con música para ambientar la noche. El local conocido como Hansen, nombrado por última vez «Restaurante Palermo», fue demolido en 1912; para pasar a formar parte del acceso que llegaba al aquí nombrado Velódromo.

Según los cuentos que recopila Diego Ruiz sobre este lugar, muchas cosas pasaban por estos salones. Como que no se podía bailar en este Cabaret gracias a una prohibición municipal o que el dueño una vez tuvo que prohibir la interpretación de El Esquinazo, porque el ánimo de los clientes se encendía tanto con la presentación que la destrucción de vajillas y copas era casi inevitable.

También se cuenta que Bazán tocaba en las afueras del Velódromo con su clarinete y atraía al público para entrar en el establecimiento. Luego del éxito de su pequeño truco, los socios del local le ofrecieron dos pesos por cada miembro de su grupo; más comida y propinas y así fue como él junto a sus compañeros pasaron a formar parte de entretenimiento oficial del Velódromo.

Armenonville

Fue un lujoso cabaret en Buenos Aires que favorecía una imagen inglesa aunque la comida que ofrecía era de origen francés. Se encontraba en la Avenida Alvear en Tagle, Palermo y poseía una pista de baile decorado con espejos y grandes jardines que lo volvían un lugar frecuentado por las personas de clase alta.

A pesar de su demolición en 1929, a Armenonville se le conoce no solo como un cabaret de renombre; sino, donde Carlos Gardel fue herido de bala durante una refriega que lo dejo convaleciente por un tiempo.

Carlos Gardel fue herido de bala

Tabaris

Tabaris fue el sucesor de otro cabaret en Buenos Aires, destacado de la época como lo fue el Royal Pigall, después de su demolición en 1920. Ubicado en Corrientes 825, el Tarabis se convirtió en uno de los más importantes Cabarets de la época, contaba con una pista de baile y reservados tras cortinas de terciopelo rojo donde los hombres podían disfrutar en compañía de escorts de lujo.

Se destacó por ser el primer establecimiento en poseer un aire acondicionado y posteriormente en 1937. Como el Teatro-Dancin Tarabi se remodeló para adaptarse a un estilo más moderno. El local se vendió y transformó en distintas oportunidades. Posteriormente, fue tomado como parte del circuito de salas de Rottenberg en 2006.

Conclusión

La historia de los cabarets en Buenos Aires es intricada y no está precisamente expuesta para que la encontremos. Pero apasionados de esta reminiscencia antigua como Diego Ruiz, desentierran esos trozos de cultura perdida que forman parte de la más viva esencia Argentina.

Algunos de estos cabarets favorecían la presencia de las encantadoras Milongas que hoy en día se las relaciona con las escorts CABA que conocemos. Por eso, la historia de estos centros de entretenimiento nocturno forma parte de los matices que envuelven su mundo y hoy estamos dispuestos a enseñarte.

Si quieres conocer más sobre los Cabarets porteños o lugares de interés como el centenario Spa Colmegna, visita nuestro blog y entérate de todo lo que debes saber para disfrutar al máximo el mundo de las escorts VIP.

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *