Publicado el 18/06/2021 Por Dios

Acompañantes sexuales para personas con capacidades diferentes

Para nadie es un secreto que las personas con capacidades diferentes sienten el mismo deseo de intimidad, sexo y compañía que cualquier persona. Solo que motivado a los prejuicios sociales a veces pueden tener dificultades para tener sexo; en la actualidad existen acompañantes sexuales para personas con capacidades diferentes, las cuales logran satisfacer las necesidades de estas personas como a cualquier otra.

¿De qué se trata el servicio de acompañantes sexuales para personas con capacidades diferentes?

Es cuando un asistente sexual de manera profesional acompaña a personas con discapacidad; contribuyendo a que las mismas logren tener una vida sexual activa y a experimentar una libertad sexual y acceso a su cuerpo o al de otra persona.

Acompañantes sexuales para personas con capacidades diferentes

Estas acompañantes VIP no suelen ejercer la prostitución a cambio de dinero como la mayoría piensa, sino que están dispuestas a brindar afecto, intimidad y confianza; estableciendo ciertos límites entre ambos, acompañando a la persona con discapacidad en todo lo que pueda necesitar relacionado con el área sexual; debido a que se trata de una necesidad básica de los seres humanos.

Mediante este tipo de servicio, las personas que tienen discapacidades; logran crecer como personas, mejorar su autoestima, promover su autonomía, obtener autoconocimiento y libertad, evitando la frustración.

Así como estar activo en relaciones sexuales les ayuda a sentirse atractivos y atraídos por otras personas, mejorando su forma de ver la vida.

Una historia real de sexo con discapacidad

Un caso particular que debes conocer, es el del poeta y periodista de origen estadounidense Mark O`Brien; quien padecía una discapacidad por tener un pulmón artificial que lo mantenía en una silla de ruedas.

Una estricta educación religiosa y sus dificultades físicas, nunca permitieron que se relacionara con personas del sexo opuesto. Pero un día él decidió que debía ponerle fin a ese impedimento y no deseaba morirse sin haber experimentado tener una relación sexual.

De esta manera y con 38 años de edad decidió perder su virginidad, recurriendo a terapia sexual para iniciarse en este mundo.

¿Qué son las terapias de asistencia sexual?

También se les conoce como terapias de acompañamiento sexual y está dirigida a personas con dificultades neurológicas y físicas; se llevan a cabo desde hace más de 20 años en países europeos, sobre todo en Bélgica, Suiza y Dinamarca.

En esos países el estado es el encargado de subvencionar este servicio, así como si se tratara de sesiones de fisioterapia o kinesiologia. Por ejemplo, en Barcelona, España; existen organizaciones como Sex Asistent Catalunya, y en Argentina se encuentra AMMAR; entes que se encargan de organizar cursos de capacitación para asistentes sexuales.

Al principio se pensaba que la diferencia entre la asistencia sexual y el trabajo sexual era la capacitación, pero se conoce que la mayoría de las mujeres lo hace desde siempre; y cada día esta demanda va en crecimiento, ellas saben y aportan una perspectiva sobre la diversidad funcional.

¿Quiénes hacen el trabajo de asistencia sexual?

Quiénes hacen el trabajo de asistencia sexual

Dentro de estas organizaciones también existen personas que realizan la labor como acompañantes sexuales para personas con capacidades diferentes; cada quien decide la manera como encara la actividad.

En cuanto a la demanda, es más proveniente de hombres; debido a que son menos las mujeres que demandan esta asistencia y por ende son muy pocos los hombres que trabajan como asistentes y por supuesto también hay personas discapacitadas que son lesbianas y gays.

En lo relacionado con el servicio en sí, a veces se trata de parejas donde ambos poseen discapacidades físicas severas; su ayuda puede consistir en buscarlos y acompañarlo a un sitio privado e intervenir en situaciones determinadas. También puede encontrarse la situación de una persona con lesión medular; lo que significa que requiere ayuda para movilizarse o si la persona cuenta con una sonda se ayuda a retirar e incluso algo más sencillo como colocarle el preservativo.

En cuanto a encuentros sexuales, de la misma manera existe la opción de tener relaciones con la asistente. Es una propuesta para determinadas ocasiones, puesto que algunas personas con discapacidad tuvieron su primer encuentro sexual con una asistente.

Con esto no se plantea la asistencia sexual como una terapia o necesidad, sino como parte del deseo que siente esa persona con dificultad. Incluso es de destacar, que muchas personas que presentan discapacidad pueden tener una pareja estable, ocasional o de cualquier tipo; pero realmente muchas de ellas no acceden a tener sexo, por razones de discriminación.

El trabajo sexual destinado a los discapacitados

En la organización AMMAR de Argentina, realizan jornadas de reflexión en donde se habla sobre la reglamentación del trabajo sexual; procurando incorporar el tema de las personas con capacidades distintas.

Esto se debe a que hace poco, las trabajadoras sexuales son las únicas que atienden en el aspecto sexual a estas personas con discapacidad y es por ello que se está procurando dar otro marco a esa labor. El objetivo es tratar de que no lo hagan sintiendo lástima o compasión; que los lugares donde se atienden los discapacitados no posean barreras para ellos y que ellas conozcan qué hacer con una persona discapacitada.

Todo esto no quiere decir que por atender a personas discapacitadas, las trabajadoras sexuales ennoblecen su labor, en cambio será una unión por la legalización de su actividad. Tanto la gente con discapacidad como las chicas escorts, han sufrido mucho de estigmatización histórica y aún contra su voluntad a ambos grupos se desea rehabilitar.

Prejuicios existentes en las actividades sexuales para discapacitados

Para muchas personas la asistencia sexual a personas con capacidades diferentes genera controversia, es algo que no se puede juzgar como malo, motivado a que de otro modo muchos no han podido ejercer su sexualidad.

Esto se vincula a que en la discapacidad intervienen prejuicios que se han constituido como barreras. Por otro lado, la asistencia sexual con el prejuicio da por sentado que quienes tienen discapacidad son seres asexuados.

Aunque francamente no se conoce si la mejor opción es ejercer la sexualidad a través de asistentes, pero en realidad es la única disponible. Se trata de un tema tabú mental, porque a las personas discapacitadas tienden a infantilizarlas y en instituciones como las antes mencionadas, el derecho a la sexualidad no es muy reconocido.

Conclusión

En fin, todo este tema de relaciones sexuales a cambio de dinero, se puede interpretar de diferentes maneras; incluso en el propio movimiento de las mujeres y la expresión de sexualidad en personas con discapacidad dependerá del rompimiento de prejuicios.

A medida que estas personas que presentan capacidades distintas dejen de aislarse, sus dificultades pasarán a ser las mismas que tienen todas las personas para vincularse.

Incluso existen mujeres que no solo trabajan como acompañantes sexuales para personas con capacidades diferentes, sino que hay hombres que no tienen ninguna discapacidad y buscan mujeres con capacidades reducidas porque sienten atracción por las mismas.

Comentarios (1)

  • Lisandro Alfredo Lagunas
    hace 5 meses

    Soy discapacitado motriz, camino poco, quisiera saber un poco más?

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *